Los vientos de cola de la tesorería: regulación y digitalización

La optimización y la capacidad de anticipación de los departamentos financieros coge velocidad gracias a la normativa europea PSD2 y las tecnologías Cloud.

Tras la entrada en vigor de PSD2, se ha producido un cambio de paradigma en el sector de la tesorería. La normativa de pagos europea pone los primeros cimientos de lo que será la verdadera revolución en la gestión de la liquidez de las organizaciones en los próximos años. Una disrupción que ha comenzado haciendo confluir dos aspectos relacionados con la conectividad: el acceso a los datos bancarios en tiempo real y la migración de los softwares de contabilidad al cloud.

La automatización de la extracción de datos en tiempo real es ya una realidad, y el uso de software avanzado está revolucionando la gestión en los departamentos financieros aportando numerosas eficiencias, tanto a nivel de tiempo, como de ahorro de costes y de optimización de la liquidez.

Y no estamos hablando de un horizonte lejano, sino de un proceso que ya está aquí y que no supone ni cuantiosas inversiones ni meses de integración on premise. Todo lo contrario. La clave está en disponer conectividad con la nube a través de APIS. De este modo, con una arquitectura abierta es posible realizar las integraciones de las distintas herramientas de tesorería de forma automática y en tiempo real desde cualquier lugar y en cualquier momento, y la modalidad más eficaz es a través de soluciones Plug & Play.

Soluciones que, a su vez, tienen conectividad en tiempo real con los datos bancarios.  A diferencia de otras herramientas más tradicionales, donde se produce un cierto decalaje de información, ahora, gracias nuevamente a la directiva europea, disponemos de palancas innovadoras y personalizadas, adaptadas a este mundo cambiante, para dar la información en el momento que se desee, ya sean posiciones de caja, como posiciones de deuda o transacciones, y así ser más ágiles en la toma de decisiones.

Por lo tanto, estamos ante dos niveles disruptivos de conectividad. De un lado, la conectividad automática con los ERPs de la mano de las APIS y, de otro, con los bancos de la mano de PSD2. Y cuando converjan y entendamos la conectividad como full suite (herramientas de CRM, de pagos y de cobros, wallets digitales, etc.) habrá un antes y un después en la operativa de los equipos financieros.

✅ En este artículo aprenderás:

    Inteligencia Artificial, Cloud y la tesorería

    Para que podamos seguir construyendo este nuevo ecosistema digital, debemos ser capaces de recolectar de forma automática los datos, lo que obliga a trabajar con programas avanzados y dejar atrás los tradicionales sistemas que, además de ser lentos, están supeditados al trabajo manual, lo que, sin duda, hace que el porcentaje de error aumente frente a herramientas sofisticadas.

    Una vez que los datos se recaban y se envían a la nube, donde se almacenan, un software de Inteligencia Artificial (IA) los analiza, los cruza con datos históricos y actuales para identificar patrones de comportamiento y arrojar respuestas preventivas, predictivas y prospectivas, ya sean para un uso más optimizado de la liquidez o para corregir. En cualquier caso, soluciones que ayudan a los equipos financieros a tomar mejores decisiones estratégicas.

    Como podemos intuir, las posibilidades que ofrece esta digitalización en términos de anticipación son enormes gracias a modelos de inteligencia y Aprendizaje Automático (Machine Learning), que como su nombre indica, aprende de los propios datos. Anticipación para prever y prevenir tensiones de liquidez por impagos, para detectar posibles fraudes, mejorar la ciberseguridad y asegurarnos que no hay fugas de información o fugas de flujos de dinero en nuestros clientes, etc.

    En definitiva, no solo hablamos de optimizar el circulante con la automatización de pagos y movimientos transaccionales, con la visibilidad en tiempo real de los datos bancarios al golpe de clic o con soluciones de cash pooling, sino también de analizar el riesgo vivo de las empresas. Y todo ello con un sistema de alertas de seguridad que aportan tranquilidad y nos permiten dedicarnos a otras actividades menos rutinarias y reducir brechas de seguridad producidas por un error humano.

    Sin duda, la transversalidad que ofrece la digitalización no tiene parangón y nos ayudará a ofrecer soluciones cada vez más más eficientes para hacer de la tesorería una verdadera palanca de crecimiento. Aprovechemos, por tanto, estos vientos de cola para migrar a la nube las herramientas de gestión de tesorería y transformar la caja para crear valor en las empresas y llevar la liquidez del negocio a un estadio de optimización líder.

     

    Antonio Berga

    Co-fundador de Embat. 12 años de experiencia en el sector financiero. Ex-Director Ejecutivo de J.P. Morgan para empresas familiares.

    🔥 No te vayas sin leer estos artículos:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies técnicas, propias y de terceros para medir y optimizar nuestra web con el objetivo de darte la mejor experiencia de navegación y para ofrecer información dirigida a nuestros usuarios y posibles clientes. Puedes consultar todos los detalles en nuestra página de Política de Cookies. + INFO