Ratio de solvencia: cómo debe calcularlo y gestionarlo un CFO

Conocer el ratio de solvencia de una empresa es necesario para saber si esta tiene solvencia y si, por lo tanto, puede hacer frente a sus obligaciones de pago.

Esta es la forma de saber cuál es la situación financiera en la que se encuentra un negocio, y si es necesario tomar medidas para aumentar su solvencia.

 

Ratio de solvencia

La pregunta es: ¿cómo se calcula el ratio de solvencia y cómo se deben interpretar sus resultados?

Si tienes dudas en relación a este tema, en este artículo te explicaremos cómo debe calcular el ratio de solvencia CFO o director financiero de una empresa.

✅ En este artículo aprenderás:

    ¿Cuáles son los ratios más importantes para las empresas?

    Un CFO tiene que realizar una serie de tareas relacionadas con el control del estado financiero de la empresa, razón por la cual, debe manejar diversas herramientas que le faciliten esta labor.

    ✅ Pues bien, los ratios son justo una serie de herramientas que le sirven para ese fin.

    Los ratios son los coeficientes que dan algún tipo de unidad financiera para medir y comparar.

    Estos ratios sirven para relacionar distintos datos financieros y saber así cuál es la situación financiera en la empresa.

    Así pues, se puede saber si la dirección financiera está teniendo lugar en términos correctos, o si la empresa tiene algún tipo de problema financiero al que hay que hacer frente.

    Embat.io es tu herramienta de planificación financiera

    Aclarado lo anterior, los principales ratios a tener en cuenta son los siguientes:

    Periodo medio de cobro

    La finalidad de este ratio es dar información sobre los días que pasan desde que la empresa ofrece un producto o servicio hasta que se le paga por el mismo.

    Es decir, el periodo medio de cobro sirve para tener un cierto conocimiento sobre cuánto tarda en monetizarse aquello que ofrece la empresa a través de su actividad.

    Periodo medio de pago

    Con este ratio se trata de saber la media de días que tarda la empresa en hacer sus pagos a los proveedores desde que recibe los servicios de los mismos.

    De esta manera, se pueden descubrir posibles descuadres en caja para ponerles solución.

    Fondo de maniobra

    El fondo de maniobra mide el capital que no tiene un alto nivel de exigibilidad, pero que sirve para la financiación de otros activos fijos con mayor liquidez.

    Rentabilidad económica

    A través de la rentabilidad económica se intentan medir las posibilidades de un activo de obtener beneficio.

    La rentabilidad económica se muestra como la cantidad de dinero que genera cada euro que se invirtió en principio.

    ¿Qué es el ratio de solvencia?

    El ratio de solvencia se refiere a la capacidad de pago de una empresa, por lo que determina si la organización tiene suficientes activos para hacer frente a todas sus obligaciones de pago.

    Estos activos no tienen por qué consistir solo en dinero, sino que también pueden ser bienes inmuebles, cuentas corrientes, etc.

    Ratio de solvencia a corto plazo

    ¿Qué diferencias existen entre ratio de liquidez y solvencia?

    Tanto el ratio de liquidez como el ratio de solvencia se refieren a la capacidad de una empresa para afrontar sus deudas cuando llega su fecha de vencimiento.

    Sin embargo, la liquidez se refiere a esa capacidad a través de activos líquidos, sobre todo dinero corriente, para pagar deudas a corto plazo.

    En cambio, el ratio de solvencia es un concepto bastante más amplio, que intenta analizar el valor del total de los bienes de la empresa para afrontar sus obligaciones de pago.

    ¿Cómo calcular el ratio de solvencia? Fórmulas

    Existen dos formas de calcular el ratio de solvencia:

    Forma agregada

    Consiste en dividir el activo total de la empresa entre su pasivo en conjunto.

    En este caso no se tendrá en cuenta el patrimonio neto, y el resultado informa sobre la capacidad de solvencia de la empresa a largo plazo.

    Forma desagregada

    La fórmula básica es la misma que en el caso anterior, pero en este caso hay que diferenciar entre activo corriente y no corriente, y entre pasivo corriente y no corriente.

    El resultado habla de la solvencia de la empresa a corto plazo.

    Es importante saber que cuando hablamos de "corriente", nos estamos refiriendo a todo aquello que se ajusta a un año, y "no corriente" está relacionado con periodos que superan el año.

    ¿Cuáles son los mejores valores para el ratio de solvencia?

    Existen 3 valores que deben tenerse en consideración cuando se calcula el ratio de solvencia:

    1. Ratio de solvencia igual a 1,5. Este es el mejor valor para este ratio, por lo que significa que todo está correcto en términos de solvencia.
    2. Ratio de solvencia inferior a 1,5. La empresa no tiene suficiente solvencia para afrontar sus obligaciones de pago a corto plazo, aunque depende del negocio, ya que cada negocio puede tener sus matices a tener en cuenta.
    3. Ratio de solvencia superior a 1,5. Supone el riesgo de tener un exceso de activo corriente, como dinero en caja, que con el tiempo puede perder valor por no haberse invertido. Por lo tanto, nos habla de un mal manejo de los recursos que puede jugar en nuestra contra.

    Fórmula del ratio de solvencia

    El aspecto al que se presta más atención: el largo plazo

    No hay un concepto determinado que estudie la liquidez a corto plazo, por lo que se suele utilizar la fórmula agregada del ratio de solvencia.

    El objetivo final es conocer las deudas y la solvencia en el largo plazo, por lo que las empresas suelen utilizar la fórmula que divide su activo total entre su pasivo total para conocer su ratio de solvencia.

    Hay casos en los que se multiplica por 100 el resultado, para convertir el indicador en un porcentaje, ya que esto puede ser más fácil de utilizar.

    ¿Cómo se interpreta el ratio de solvencia?

    Para hacer una interpretación del ratio de solvencia tenemos que tener en cuenta los valores que vimos antes.

    Por lo cual, cuando el coeficiente es de 1,5% (o bien del 150% en su caso) o superior, lo normal es que podamos afirmar que la empresa es solvente.

    ❌ Si el coeficiente es inferior, es posible que falte liquidez y que la empresa no sea solvente, por lo que es momento de estudiar las medidas necesarias para no llegar a la quiebra.

    Como también vimos, un coeficiente alto no suele ser bueno, ya que supone que no se está sacando buen provecho a los activos en circulación.

    Por otro lado, debemos tener en cuenta que los valores de los que aquí estamos hablando son orientativos, y que no hay que tomárselos al pie de la letra.

    Más bien habrá que observar si el resultado que hemos obtenido se acerca o se aleja demasiado de dichos valores, para que sepamos cómo interpretarlos.

    Embat te quiere ayudar en tu planificación financiera

    ¿Por qué es importante el ratio de solvencia para el CFO?

    En efecto, para cualquier director financiero, el ratio de solvencia es un concepto que resulta de vital importancia.

    Esto es algo que se puede explicar de dos maneras, que en realidad son complementarias:

    • Si se calcula el propio coeficiente de la empresa, se puede saber cuál es el estado financiero de la misma, y si para mejorarlo es necesario incrementar los activos o los pasivos. En caso de que el indicador sea bajo, será necesario seguir un plan para hacerlo crecer.
    • Si se calcula un coeficiente ajeno, es posible saber si será conveniente llegar a un acuerdo con la empresa analizada. Saber que una empresa tiene una buena solvencia nos permitirá confiar en que hará frente a las obligaciones que contraiga con nosotros.

    La importancia de conocer el ratio de solvencia es tal, que las entidades bancarias tienen en cuenta este valor a la hora de decidir si dar financiación a una empresa.

    Medidas específicas para mejorar los resultados

    Como se ha podido comprobar hasta aquí, conocer el ratio de solvencia de una empresa es fundamental para saber si esta podrá afrontar sus pagos, y por lo tanto, si tiene posibilidades de seguir adelante.

    Por otra parte, solo hay que ver las formas de calcularla para saber si es necesario incrementar los activos o bajar los pasivos para aumentar la solvencia de un negocio.

    Pues bien, las posibles medidas para hacerlo serían las que vamos a ver a continuación:

    Acumular ejercicios con resultados positivos

    Es evidente que terminar el ejercicio con buenos resultados es el objetivo de cualquier empresa.

    Pero además, acumular varios ejercicios con un buen superávit mejora la solvencia del negocio.

    Hacer una ampliación de capital

    Para esto sería necesario contar con nuevos socios o accionistas en la empresa, o bien que aquellos con los que ya se cuenta aumenten sus aportaciones.

    ✅ Esta medida permite incrementar el capital base que puede utilizar la empresa.

    Reducir deudas

    Otra forma de aumentar la solvencia es amortizar obligaciones de deudas.

    En este caso se reduce el denominador de la ecuación sin necesidad de que aumente el numerador, haciendo que se incremente el resultado final.

    Ahora ya sabes cómo debe calcular el ratio de solvencia el CFO de una empresa, y cómo tiene que interpretar los resultados obtenidos.

    ¿Tienes alguna duda más sobre cómo se calcula el ratio de solvencia? En ese caso, no dudes en preguntarnos lo que necesites en los comentarios y te ayudaremos con mucho gusto.

    Carlos Serrano

    Co-Fundador de Embat. 7 años de experiencia en el sector financiero. Ex- J.P. Morgan y TowerBrook Capital Partners.

    🔥 No te vayas sin leer estos artículos:

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizamos cookies técnicas, propias y de terceros para medir y optimizar nuestra web con el objetivo de darte la mejor experiencia de navegación y para ofrecer información dirigida a nuestros usuarios y posibles clientes. Puedes consultar todos los detalles en nuestra página de Política de Cookies. + INFO